Historia

Los primeros 50 años de la Sociedad Argentina de Ingeniería Geotécnica

Hacia fines de la década de 1940 el mundo se estaba recomponiendo de la Segunda Guerra Mundial. Argentina se hallaba en una etapa de expansión, luego del aislamiento producto del conflicto bélico, y contaba con importantes recursos económicos.
En esos momentos ya habían retornado al país los Ingenieros Arnoldo Bolognesi y Oreste Moretto, luego de perfeccionarse en Estados Unidos y se comenzaban a divulgar lentamente estos nuevos conocimientos.

La Geotecnia, antes denominada Mecánica de Suelos se consolidaba rápidamente luego del Congreso de Rotterdam (Holanda). Fue en ese entorno que un pequeño pero entusiasta grupo de especialistas locales decidió crear la Sociedad Argentina de Mecánica de Suelos, hoy denominada Sociedad Argentina de Ingeniería Geotécnica (SAIG).

El principal objetivo que se planteó fue la promoción de las actividades relacionadas con esta disciplina. Evidentemente esto fue de la mano del desarrollo que tuvo la Ingeniería Civil en este medio siglo.
En estos cincuenta años, la Argentina ha pasado por con numerosos vaivenes políticos y económicos. La SAIG ha sido un reflejo de la Argentina, y ha sufrido las mismas vicisitudes que le ha tocado pasar al resto de los conciudadanos.

La primera década, 1950, fue un período de difusión generalizada, donde se produjo la expansión de la enseñanza formal en las principales Escuelas de Ingeniería Civil del país, Buenos Aires, La Plata, Rosario, Córdoba, Tucumán, San Juan, entre otras.
Si bien desde los albores de la civilización se han realizado obras de Ingeniería, la aplicación racional y tecnológicamente correcta de los conocimientos geotécnicos, coincide con este período.
Se incorporan los métodos tradicionales de investigación in-situ, realizando muestreo mediante S.P.T., sacamuestras a pistón, Bishop y Denison, etc.
Como una contribución local, se desarrolla un sacamuestra de zapatas intercambiables, que tiene mayor diámetro que el S.P.T. y se puede adaptar a distintos tipos de suelos.
En forma experimental se emplea el C.P.T., aunque su uso se vió restringido en las décadas posteriores.
Los laboratorios comienzan a crecer lentamente, desde la capacidad de realizar ensayos de identificación hasta llegar a ensayos triaxiales con medición de presiones de poros. Se observa una gran influencia de la Conferencia de Colorado de 1960 sobre resistencia de suelos cohesivos.

Las dos décadas siguientes, 1960-70 coincidieron con una generalización de las aplicaciones por parte de los ingenieros argentinos, en una etapa de progreso de la infraestructura del país. Se asistió a un ciclo de expansión y se construyeron importantes obras de infraestructura. Esto requirió del auxilio de la Geotecnia y en esos momentos se pudo satisfacer la demanda con la capacidad de los recursos humanos disponibles. Así se gestaron importantes proyectos tales como presas, puentes, autopistas, etc.
Algunas de ellas tuvieron singular trascendencia, tales como las fundaciones con pilotes de gran diámetro con celdas de precargas sobre el río Paraná, la fundación para la Central de Atucha sobre las arcillas de formación pampeana y los estudios para las grandes presas en la región del Comahue y en la Mesopotamia.

Se observó el crecimiento del conocimiento de los suelos regionales, tales como las arcillas preconsolidadas por desecación propias del Gran Buenos Aires, los suelos colapsables característicos de Córdoba y su zona de influencia, los suelos expansivos de la región litoral, los suelos arenosos sueltos sujetos a licuación en la región cuyana.
Se realizaron algunas investigaciones importantes en los suelos arenosos bajo distintos caminos de tensiones, en los suelos limosos y arcillosos preconsolidados y en los suelos loéssicos colapsables.
La década de 1980 fue una etapa contractiva de actividad económica (década perdida por problemas financieros como sucedió en otros países latinoamericanos).

La ejecución de obras de ingeniería disminuyó y las empresas públicas entraron en colapso. No obstante ello, la inercia de la década anterior generó algunos avances tales como la incorporación de perforaciones en gravas de tipo odex, martinetes Becker y la caracterización de suelos aluvionales con velocidad de ondas de corte.
La década actual, 1990, se ha caracterizado por un cambio de las reglas económicas y de la forma de ejecución de las obras de infraestructura. Estas comienzan a ser ejecutadas por empresas concesionarias de servicio públicos. De esta manera se han realizado puentes como Santo Tome-Sao Borja, Rosario-Victoria, Autopistas de Acceso a Buenos Aires, Córdoba, etc., presas como Potrerillos, Los Caracoles-Punta Negra, etc.

La actividad geotécnica ha pasado a ser una commodity más, cuyo uso se ha restringido a lo mínimo indispensable para la ejecución de las obras.
Pero al mismo tiempo, el relativo aislamiento del país tiende a ser superado por el avance de las comunicaciones, y con ello, el flujo de conocimientos es cada vez más rápido.
Se observa un mejoramiento cualitativo en la enseñanza de postgrado, con la implantación de programas de maestría y doctorado, en las principales universidades como Buenos Aires, Cordoba, La Plata, Rosario, y Tucumán.
Las nuevas generaciones se están formando bajo nuevas reglas, con un marco de mayor restricción y competencia.
A través de las publicaciones de la Sociedad se observan nuevos desarrollos producidos por entusiastas jóvenes ingenieros.
Cincuenta años son pocos para una Institución, pero una porción significativa para un ser humano. Casi todos los fundadores de la Sociedad hoy no nos acompañan. Aquellos que participaron en la etapa de difusión están en el tramo final de la actividad productiva o ya gozan de un merecido retiro.

La SAIG está conducida por una tercera generación, que tiene como promedio alrededor de cincuenta años, tanto como la propia Sociedad.
En estos momentos de festejo y conmemoración acaba de salir una excelente biografía de K. Terzaghi, escrita por el Prof. R.E. Goodman. A través de ella se puede seguir casi un siglo de la más genuina tradición de la Ingeniería Geotécnica.

Así como este libro transporta la imaginación de los lectores a una apreciación del esfuerzo realizado por los pioneros de la Geotecnia, corresponde a la SAIG mantener el espíritu que aquel puñado de fundadores que se reunió con el objeto de tratar de promover el avance de la Ingeniería Geotécnica dentro de la Sociedad Argentina.

Anteriores Presidentes de la SAMS / SAIG

PERÍODO PRESIDENTE OBSERVACIONES
1948 - 1952 Oreste Moretto
1952 - 1956 A. J. L. Bolognesi 2 períodos
1956 - 1960 E. Rathgeb
1960 - 1964 Oreste Moretto 2 períodos
1964 - 1966 Eduardo Núñez
1966 - 1968 Silvano Trevisan
1968 - 1970 Fernando Luis Torres Por licencia, en 1969 la presidencia fue de Oscar Vardé
1970 - 1972 Oscar Alberto Vardé
1972 - 1974 Celestino Arce
1974 - 1976 Hugo José Vercelli
1976 - 1980 Jorge Antonio Suárez 2 períodos
1980 - 1984 Oscar Alberto Vardé 2 períodos
1984 - 1988 Carlos Micucci 2 períodos
1988 - 1992 Julio Nadeo 2 períodos
1992 - 1995 Oscar Angel López
1995 - 1999 Eugenio Mendiguren 2 períodos
1999 - 2003 Jorge Alberto Bonifazi 2 períodos
2003 - 2007 Emilio Roque Redolfi 2 períodos
2007 - 2011 Pablo Luis Torres 2 períodos
2011 - 2015 Alejo O. Sfriso 2 períodos